Skip to content
Mi Carrito

No hay productos en el carrito.

NAVIDADES: COMO SALIR VICTORIOSO DE LA ODISEA NAVIDEÑA (O CÓMO NAVEGAR ENTRE ESCILA Y CARIBDIS Y SALIR INDEMNE)

Escila y Caribdis son dos monstruos marinos de la mitología griega situados en orillas opuestas de un canal de agua tan estrecho, que los marineros intentando evitar a Caribdis terminarían por pasar muy cerca de Escila y viceversa, con la fatídica consecuencia de que cuando no eran devorados por Escila, eran tragados por Caribdis.

22 diciembre, 2022

Pongamos que Escila es la comida, y Caribdis la bebida, y que desde iniciado Diciembre hasta mediados de Enero, tienes que navegar por el revuelto océano de las comidas, cenas, copas, desayunos pantagruélicos con roscón y champán y churros con chocolate… si, una odisea, sobre todo cuando llevas tiempo siguiendo un programa de pérdida de peso y has logrado mejorar tus hábitos nutricionales o simplemente no quieres verte con algunos kilos de más que debido a la naturaleza grasa y dulce del exceso de comida, no se van a repartir por tu anatomía de forma homogénea. No será asi…. El exceso de peso y de volumen se depositarán en la tripa, los muslos y el trasero principalmente, resultando no solo en un incómodo aumento de talla obligándote a desabrochar algún que otro botón cuando estás sentado, sino que tiene consecuencias realmente negativas para tu salud tal y como veremos a continuación.

Pero vayamos al grano…. ¿Cómo emular a Ulises para salir exitoso de la Odisea navideña? A continuación te damos una serie de trucos y consejos para que te conviertas en la heroína o el héroe mitológico de tus propias navidades.

1.- Demuestra tu valentía, como Ulises: Segundas partes nunca fueron buenas,  ni con el vino., ni con el cava, ni con ese gin tonic que te va a preparar tu cuñado después de la cena. Y qué decir del cochinillo o del famoso pastel de navidad que tanto triunfa en tu casa. Solo una palabra: VALENTÍA. Dedo para arriba y SOLO UNO DE CADA. El hábito de duplicar estas acciones en estas fechas nos lleva a tener grandes aumentos en nuestros niveles de insulina en sangre, y esto nos lleva a un gran aumento del tejido adiposo acompañado de unas malsonantes “adipoquinas proinflamatorias” que vendrían a ser el resultado de haber sucumbido al encanto de las famosas harpías de la mitología griega en forma de esos platos repetidos acompañados de esas copas de más.

2.- Hay que moverse más, no valen las excusas: Tampoco tienes que ponerte a correr maratones como Filípides camino de Atenas, con que realices actividad física con regularidad y de manera adaptada a tus capacidades, fantástico. Si quieres empezar con algo ligero, puedes hacer varias tandas al día de caminata ligera (por ejemplo una de 30 minutos antes de desayunar, 20 minutos antes o después de de comer y otro tanto antes o después de cenar) y si el tiempo no acompaña, puedes buscar tu vídeo preferido de ejercicio en internet y hacer unas cuantas tandas. ¿Qué te ves con fuerzas? Aumenta el tiempo a incluso alterna la caminata con carrera. ¿Qué te ves genial? Pues en vez de andar, corre durante el tiempo que veas oportuno. La cuestión es moverse. (Un consejo, siempre que sea ejercicio moderado, es buena idea hacerlo en ayunas).

3.- El agua, tu mejor amiga: Tu Néctar ha de ser el agua, ya sea servida por Ganímedes o directamente de la botella o el grifo, hay que hidratarse adecuadamente. Es muy buena idea acompañar las comidas con agua, ya que disminuye la ansiedad al ingerir alimentos y mejora el tránsito intestinal. Para que te hagas una idea, en el día a día lo ideal es beberse unos 8 o 10 vasos de agua al día, así que durante las fiestas navideñas, cuando en las mesas campan a sus anchas el alcohol y los refrescos, es importante que no te olvides de tu mejor amiga.

4.- Ayuno modificado: una excelente y nutritiva herramienta para compensar excesos:  El día después del banquete y en función de la copioso de la comida y/o la cena, desayuna uno de nuestros exclusivos, beneficiosos y deliciosos preparados proteicos veganos, hipoalergénicos e hipocalóricos  junto a un té Matcha o una infusión de manzanilla u otra infusión de tu preferencia y para comer o cenar, un tazón de caldo calentito o verduras a la plancha y otro preparado proteico.

Y sé consciente de lo que comes y lo que bebes y disfruta de cada bocado. Si no lo estás saboreando y disfrutando, no lo tomes.

¿Qué haces tú para cuidarte en esta época? ¿Quieres añadir otras recomendaciones para cuidarse en Navidad?