Skip to content
Mi Carrito

No hay productos en el carrito.

LOS MEJORES SUPLEMENTOS ANTIENVEJECIMIENTO

Existen diferentes tipos de suplementos muy eficaces que nos permiten que el paso del tiempo sea lo menos dañino y perjudicial para nuestra salud. Desde PROAGE BY LFL te contamos cuáles son los mejores suplementos antienvejecimiento y sus características principales.

21 noviembre, 2022

Los procesos oxidativos que inducen el proceso de envejecimiento comienzan a manifestarse generalmente a partir de los 20 años, pero en ese momento nuestro organismo aún es capaz de contrarrestar estos procesos de forma eficaz. Lo que ocurre es que a medida que pasa el tiempo perdemos la capacidad de amortiguar los daños ocasionados por la oxidación interna, que consiste en el acúmulo de desechos celulares propios del metabolismo de todas nuestras células, y esto unido al modo de vida actual que implica hábitos de alimentación incorrectos, contaminación medioambiental, estrés de cualquier índole (físico, emocional, mental) falta de sueño, consumo de alcohol y tabaco, insuficientes horas de sueño y falta de actividad física, ocasionan el acúmulo de estos daños y, por tanto, la aceleración del proceso de envejecimiento.

Si bien el hecho de envejecer y enfermar en un momento u otro de nuestra vida es inevitable, las actuales investigaciones científicas en el campo de la Longevidad, ponen a nuestra disposición diferentes herramientas que permiten que el paso del tiempo sea lo menos lesivo posible y que los años que tengamos que vivir nos permitan hacerlo disfrutando de una buena calidad de vida.

Determinados suplementos constituyen una eficaz y valiosa opción a considerar en este contexto, contribuyendo al control de los daños oxidativos y, por lo tanto, al mantenimiento de nuestra salud.

¿Cuáles son los mejores suplementos antienvejecimiento?

En ProAge disponemos de las siguientes propuestas que han sido elaboradas bajo los más estrictos controles de calidad y eficacia, con la ventaja añadida de ser veganos e hipoalergénicos.

Ubiquinol

La coenzima Q10 (CoQ10) es un compuesto esencial que se encuentra naturalmente en prácticamente todas las células del cuerpo humano, de ahí su otro nombre de “ubiquinona” (que tiene la misma etimología que la palabra “ubicuidad”, que significa “omnipresencia”).

Tiene un papel principal en las mitocondrias, ya que se requieren cantidades adecuadas de CoQ10 para la respiración celular y la producción de ATP. La CoQ10 también funciona como un antioxidante intercelular, y está presente en todas las membranas celulares y en la sangre, tanto en lipoproteínas de alta densidad como en otras, donde se le atribuyen propiedades antioxidantes. Todos los procesos fisiológicos que requieren gasto energético necesitan CoQ10, especialmente el corazón, las membranas mucosas de las encías y el estómago, los tejidos de todos los órganos que intervienen en el sistema inmunológico, así como el hígado, los riñones y la próstata.

Pariente cercano de la vitamina K por su estructura química, la coenzima Q10 (CoQ10) es también un antioxidante, es decir, protege al organismo del daño causado por los radicales libres (estrés oxidativo).

Sus principales beneficios consisten en la producción de energía a nivel mitocondrial, protección contra los radicales libres, especialmente a nivel del tejido cardiaco, lo que contribuye a la mejora del perfil lipídico, y en cuanto a la actividad física, mejora la recuperación muscular gracias a su efecto antinflamatorio.

Quercetina

La Quercetina es un flavonoide (fitonutrientes con actividad antioxidante) presente en numerosas plantas y especias, con una marcada actividad senolítica, lo que induce a la eliminación de las células envejecidas y productoras de moléculas inflamatorias. Este efecto es de indudable interés en las terapias destinadas a favorecer la longevidad, ya que el acúmulo de células senescentes o “viejas” impiden la proliferación y funcionamiento de las células sanas.

Tiene además una potente actividad antioxidante contra los radicales libres ocasionados por factores medioambientales, acción antitumoral al favorecer la síntesis de la proteína p53 – supresor de tumores más importante-, acción antiinflamatoria al disminuir las citocinas pro inflamatorias.

Otro de sus beneficios importantes es que también es muy eficaz en el tratamiento de los procesos alérgicos debido a su capacidad de inhibir la liberación de histamina.

Así mismo, otro de los factores por los que consideramos beneficiosa al Quercetina es porque contribuye a la disminución de presión arterial y la disminución del colesterol LDL y es útil como coadyuvante en el tratamiento de la obesidad y la DM2.

PEA

El PEA+ Proage, consiste en ácido palmitoiletanolamida (PEA) altamente biodisponible. Este ácido orgánico se encuentra de forma natural en algunos vegetales y también en la yema de huevo.

Nuestro organismo produce de forma natural el PEA como respuesta directa al estrés y cuando es necesario para reparar los músculos o minimizar el dolor, sin embargo, conforme nuestro organismo envejece se hace más difícil la producción del PEA de forma natural. PEA+ ayuda a la producción de esta molécula en nuestro cuerpo, contribuyendo a reparar el daño muscular, minimizar el dolor y ayudar en numerosos procesos inflamatorios, siendo una alternativa exenta de efectos secundarios a los clásicos fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINES).

Sus principales beneficios, por tanto, están vinculados al tratamiento del dolor, ya sea agudo o crónico de cualquier etiología, dolor de tipo neuroinflamatorio tal y como migraña o fibromialgia, dolor de origen neuropático (síndrome del túnel carpiano, neuralgia de trigémino) y dolor articular.

Otros beneficios, gracias a la modulación de los procesos inflamatorios, incluyen la disminución del dolor e inflamación tras la actividad física y la facilitación del sueño y el descanso.

Por otro lado, hay estudios clínicos que demuestran su papel coadyuvante en el tratamiento para la infección por SARS-CoV-2 bloqueando la infección y reduciendo del virus.

Vitamina + DHA

La vitamina D es más una hormona o prohormona multifuncional. Esto se debe a que la vitamina D contribuye a muchos procesos en el cuerpo. Se ha demostrado que el calcitriol -forma activa de la vitamina D- tiene efectos potenciadores sobre el sistema inmunitario, el sistema cardiovascular, el sistema endocrino y otras vías metabólicas.

Hay evidencia de que la vitamina D también tiene un papel en la depresión, el dolor y el cáncer, y debido a su acción sistémica al intervenir en más de 1.000 genes, necesitaríamos un tomo entero para detallarlas todos los procesos fisiológicos en los que está implicada, así que su déficit es uno de los más importantes de solventar.

La vitamina D se puede obtener de la dieta, la luz solar directa o la suplementación. La forma más común se sintetiza en la piel después de la exposición a la radiación ultravioleta B, pero dado que no pasamos tiempo suficiente al sol y que cuando lo hacemos usamos por lo general protectores solares, gran parte de la población mundial tiene niveles insuficientes.

Por otro lado, el DHA (ácido docosahexaenoico) es un ácido graso esencial poliinsaturado de la serie omega-3. La importancia de asegurar una determinada cantidad radica en que forma parte de todas las membranas celulares. Si estas no disponen de un suficiente aporte, la membrana perderá su flexibilidad y con ello la capacidad de funcionar correctamente.

El DHA es fundamental para el sistema cardiovascular al disminuir los niveles de colesterol LDL y VLDL y triglicéridos en sangre. Al ser un preventivo de enfermedades cardíacas y vasculares, se recomienda también en casos de sobrepeso y obesidad.

El DHA ProAgre Pills vegano e hipoalergénico, es obtenido mediante un sostenible y cuidadoso proceso de elaboración, a través de la microalga SCHIZOCHYTRIM proporcionando 250 mg de DHA de alta concentración y gran pureza teniendo mayor eficacia que el DHA obtenido de aceite de pescado.

L-Glutamina

La glutamina es un aminoácido que interviene en la composición de las proteínas que mantienen a las células en buen estado y reparan los tejidos, teniendo un marcado papel en el restablecimiento de la integridad de la barrera intestinal.

En condiciones deseables o estado de salud óptimo, su ingesta aislada no es imprescindible, pero en ciertas patologías y enfermedades, especialmente las relacionadas con las alteraciones de la barrera intestinal, la suplementación de glutamina es clave en los procesos de reparación de la función intestinal y la modulación de la inflamación.

Se obtiene normalmente a través de la dieta, pero en determinadas condiciones muy comunes en la actualidad, como son los trastornos digestivos y alteración de la barrera intestinal, su suplementación es de indudable interés, contribuyendo a la optimización del sistema digestivo. Si este no funciona correctamente, no es posible asimilar los nutrientes proporcionados por los alimentos y todas aquellas sustancias nocivas y desechos producidos por el metabolismo celular, pasarán al torrente sanguíneo, ocasionando diversas enfermedades de carácter inflamatorio.

Zinc

Numerosos aspectos del metabolismo celular dependen del zinc. El zinc juega un papel importante en el crecimiento y el desarrollo, la función inmune, la neurotransmisión, la visión, la reproducción, y el transporte intestinal de iones. Utilizando enfoques de minería de datos, se ha estimado que más de 3,000 proteínas en humanos tienen sitios de unión de zinc funcionales.

Si bien en los países desarrollados la deficiencia de zinc es poco común, individuos con síndromes de malabsorción, incluyendo enfermedad celíaca y diversas patologías inflamatorias del intestino, incluyendo enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa, muy probablemente presenten deficiencia de este esencial elemento traza. En estos casos, por tanto, la suplementación de Zinc es necesaria para el tratamiento de una amplia gama de enfermedades gastrointestinales.

Ante una deficiencia de zinc, el organismo es más susceptible a bacterias productoras de toxinas o patógenos enterovirales produciendo diarrea y disminuyendo la absorción de nutrientes, empeorando así el estado nutricional del individuo, siendo así que el tracto gastrointestinal puede ser una de las primeras áreas objetivo donde se puede manifestar la insuficiencia de zinc, con lo que a medio plazo el organismo se vería privado de sus múltiples funciones reguladoras incluidas las interacciones con los radicales libres oxidativos.