Skip to content
Mi Carrito

No hay productos en el carrito.

Artritis Reumatoide: ¿Cómo Calmar el Dolor de Manera Natural?

Desde Proage te enseñamos lo más importante que tienes que saber acerca de la Artritis Reumatoide: Qué es, cómo se presenta, causas y tratamientos de esta enfermedad

12 enero, 2023

¿Qué es y cómo afecta la artritis reumatoide?

La artritis reumatoide es una enfermedad inflamatoria crónica de carácter autoinmune, ya que se desencadena cuando el organismo intenta defenderse de una amenaza, que en este caso no es tal, puesto que se crean anticuerpos ante los propios tejidos y articulaciones del organismo, haciendo que estos sufran un daño y degeneración. En la mayoría de los casos produce destrucción articular progresiva con distintos grados de deformidad e incapacidad funcional. Con frecuencia tiene manifestaciones extraarticulares en las que puede resultar afectado cualquier órgano o sistema.

La prevalencia de esta enfermedad es 3 veces superior en las mujeres y puede aparecer a cualquier edad, pero es más frecuente entre la cuarta y la sexta décadas de la vida y existe una predisposición genética a padecer la enfermedad.

Cómo se presenta la Artritis reumatoide

Se presenta como una inflamación que persiste en articulaciones y en algunas ocasiones en órganos internos. Suele afectar a las extremidades superiores, normalmente en las manos, produciendo una artritis simétrica del carpo y de las articulaciones interfalángicas proximales, pero puede presentarse en cualquier otra articulación.

Suelen aparecer dolor y rigidez matutina (siendo este un dato muy típico cuando se prolonga por más de 10 minutos y aparece tras el reposo prolongado o tras el descanso nocturno), tumefacción y sensibilidad anormal de las articulaciones enfermas así como   signos inflamatorios como enrojecimiento y aumento del calor local.

En las extremidades inferiores se localiza fundamentalmente en el pie y el tobillo, que suele doler cuando se manipula girando el pie hacia adentro o hacia afuera, también se ve afectado con frecuencia, aunque no tanto como la alteración de la parte delantera del pie, donde suelen aparecer los primeros signos en forma de hallux valgus (juanete) y/o dedos «en martillo»; todo ello con la consiguiente alteración cutánea y de la marcha que supone la aparición de cambios en los apoyos naturales del pie. En ocasiones pueden afectarse los tendones de la tibia, el peroné o el tendón de Aquiles cuando se desarrollan los nódulos reumatoides.

El hombro y el codo también pueden verse afectados, suponiendo una importante limitación para el paciente. La inflamación de la cápsula del hombro altera la correcta función del llamado “manguito de los rotadores” produciendo molestias o dolor en mayor o menor medida.

La rodilla y la cadera pueden presentar signos y síntomas de artritis y en la columna se pueden dar alteraciones en los segmentos que con el tiempo pueden derivar en luxaciones difíciles de tratar.

La destrucción articular progresiva a pesar del tratamiento, o el abandono terapéutico en otros casos, produce invalidez permanente en el 10% de los pacientes con secuelas irreversibles.

Siendo la artritis reumatoide una enfermedad sistémica, en su evolución puede verse implicado la casi totalidad del organismo, además de las alteraciones articulares. Entre las no articulares, es posible encontrar una afectación inespecífica del estado general, que cursa con febrícula, malestar general, pérdida de peso moderada, así como una mayor frecuencia de infecciones.

Aunque existen datos contradictorios, la esperanza de vida de estos pacientes parece estar disminuida con respecto a la población general. Esta mayor mortalidad podría deberse a debilidad generalizada, a una mayor susceptibilidad a las infecciones, y a las complicaciones extraarticulares o derivadas de fármacos.

Causas de la Artritis Reumatoide

Las causas que se barajan en el caso de la Artritis Reumatoide son:

  • Factores genéticos: Hay varios genes relacionados con el desarrollo de la AR. Se cree que debido a esa índole genética, la AR es más común en ciertas zonas del mundo y también en ciertas familias. Se ha detectado en ocasiones (en un 30%) la misma enfermedad en gemelos.
  • Historial familiar: Cuando hay personas en la familia que han tenido AR, es posible que algún descendiente pudiera desarrollar la enfermedad. Es importante tener en cuenta que, aunque alguien tenga los genes con la predisposición a tener AR, no siempre tiene que desarrollar la patología.
  • Infecciones. Hay que recalcar que es una patología que no se transmite por contagio. Pero que, en ocasiones, ante infecciones se puede desarrollar (como por ejemplo en infecciones bucales)
  • Tabaco
  • Sobrepeso u obesidad
  • Estrés

Tratamientos naturales para la artritis reumatoide

Ciertos fitoterapeúticos o hierbas tales como la Boswelia, la Ucaria Tormentosa (uña de gato), el Jengibre y la Cúrcuma, han sido utilizados tradicionalmente por sus propiedas antiinflamatorias, sin embargo, la concentración de los principios activos puede no ser suficiente para modular la inflamación o dependiendo de como se formule el suplemento no asimilarse eficazmente y aun así no existe evidencia científica que apoye el uso de muchas de estas opciones, y algunas pueden tener efectos negativos.

Antes de optar por los remedios “naturales” para la artritis, asegúrate de hablar primero con un médico, ya que algunas opciones pueden interactuar con los medicamentos existentes.

¿Cómo calmar el dolor de una manera natural? La magia del PEA

La mayoría de las personas aquejadas de AR, han aprendido a convivir con el dolor articular y hasta hace no mucho tiempo se consideraba que debían aceptar este dolor, pero afortunadamente hay opciones de tratamiento para posibilitar llevar una vida normal sin limitaciones aun estando bajo tratamiento y que permiten controlar el dolor, que es una de las principales causas de merma de la calidad de vida.

El ácido palmitoiletanolamida (PEA) es un ácido orgánico que se encuentra de forma natural en algunos vegetales y también en la yema de huevo.

Nuestro organismo produce de forma natural el PEA como respuesta directa al estrés y cuando es necesario para reparar los músculos o minimizar el dolor, sin embargo, conforme nuestro organismo envejece se hace más difícil la producción del PEA de forma natural.

Un suplemento con suficiente concentración de PEA, contribuye a reparar el daño muscular, minimizar el dolor y ayudar en numerosos procesos inflamatorios, siendo una alternativa exenta de efectos secundarios, a los cásicos fármacos antiinflamatorios no esterioideos (AINES)

PEA está respaldado por numerosos estudios clínicos siendo un suplemento seguro y eficaz en los siguientes casos:

  • Favorece la respuesta saludable a los procesos inflamatorios
  • Apoya la salud y la comodidad articular
  • Reduce la rigidez articular
  • Reducción del dolor demostrado clínicamente (estudio WOMAC)

 

Cuenta con numerosos estudios científicos en áreas como la artritis, la recuperación muscular y el aumento en el rendimiento atlético de los deportistas, facilitando además un descanso y un sueño más reparador.

Qué evitar si padeces de Artritis Reumatoide

El sedentarismo, el sobrepeso y la obesidad, o una dieta rica en alimentos procesados y carente de vitaminas y minerales, el estrés y la falta de sueño, favorecen la inflamación y teniendo en cuenta el carácter inflamatorio de la AR, es fundamental evitar estas situaciones para minimizar los procesos degenerativos propios de esta afección.